Header Ads

Con nueva metodología de Aprendizaje + Servicio, U. Autónoma apoya a grupos prioritarios

La  metodología A+S permite vincular el aprendizaje obtenido por los estudiantes universitarios con situaciones reales, contribuyendo  al fortalecimiento y desarrollo de instituciones, grupos sociales y humanos con los que se relacionan.

La metodología se inicia el año 2015, con la obtención de un proyecto MECESUP, actualmente, la totalidad de las carreras en su estructura curricular, posee asignaturas con metodología A+S, la cual, es un  pilar fundamental de uno de los ejes de nuestro Modelo Educativo, la Responsabilidad Social, señaló el Director Académico, Mg. Gonzalo Campos Hernández.
El programa Aprendizaje + Servicio de la Universidad Autónoma de Chile realizó dos intervenciones en grupos prioritarios en la comuna de Talca, involucrando a alrededor de 200 estudiantes de 12 carreras de la institución de educación superior.
 En este caso, el trabajo de los estudiantes y docentes de la Universidad Autónoma de Chile permitió realizar intervenciones en la Escuela Las Araucarias y en la población Óscar Cristi Gallo, ambas de la capital regional del Maule.
La coordinadora del área Aprendizaje + Servicio, Mg. Rosario Villalobos, explicó que se realizan intervenciones  con distintos socios comunitarios y niveles que consideran establecimientos educacionales, poblaciones, empresas, microempresarios, mujeres emprendedoras, entre otras, donde se involucra a la totalidad de las carreras que imparte la universidad en Talca a través del trabajo conjunto que se realiza con el área de Formación General de la institución. “El aporte va en ambas direcciones. Desde la universidad se permite a los estudiantes de las carreras trabajar desde un aprendizaje que está presentado en su programa de asignatura y vincularse con las organizaciones para conocer sus necesidades, levantar un proyecto de intervención y ejecutarlo para beneficio de la comunidad”, subrayó.
En el caso de la población Óscar Cristi Gallo, más de 160 estudiantes de 11 carreras estuvieron trabajando todo el primer semestre con adultos mayores de este sector en mejoramiento físico de la sede vecinal, talleres de bienestar personal y cursos orientados al emprendimiento. “Los proyectos que están entregando hoy los estudiantes a este sector están en directa vinculación con las necesidades de los adultos mayores, que han sentido este proceso con bastante cercanía porque han sido escuchados para dar solución a las diferentes problemáticas, con aristas distintas, que se relaciona con las diferentes carreras que participan dentro de esta asignatura de Formación General”, explicó la docente a cargo de la actividad, Dra. Litta Soto.
De ello pueden dar testimonio los beneficiarios, como es el caso de Andrés Muñoz, uno de los fundadores de la junta de vecinos, actual tesorero de la misma y representante de los proyectos del Programa “Quiero mi Barrio” en la población Óscar Cristi Gallo. “Es una alegría de ver a estos estudiantes porque yo todos los años trabajo con distintas universidades, pero destaco a los estudiantes  de la Universidad Autónoma porque estamos trabajando bien. Estoy participando en distintos talleres y son muy buenos porque nos queda una experiencia positiva para luego replicar estos conocimientos en otros grupos que funcionan en el sector”, dijo el dirigente.
Respecto de la Escuela Las Araucarias, estudiantes de la carrera de Pedagogía y Licenciatura en Artes Visuales se dieron a la tarea de recuperar un espacio abandonado en el establecimiento educacional, trabajar con los menores y plasmar un mensaje relativo a la alimentación saludable con murales que se dibujaron y pintaron en una jornada de trabajo. “Acá es muy enriquecedor por el hecho de que la Escuela Las Araucarias es un establecimiento con un alto nivel de vulnerabilidad, por lo tanto, hay una cercanía con los estudiantes del mismo colegio en donde aparte de tener aprendizajes que tienen que ver con las mismas asignaturas, nuestros estudiantes pueden conocer una realidad que muchas veces está lejana”, sostuvo Rosario Villalobos.
Por su parte, el director del establecimiento, Patricio Herrera, valoró el trabajo y el interés demostrado por la universidad de ser un aporte para la comunidad. “Valoro lo que la universidad está haciendo porque este vínculo con niños vulnerables va a permitir que los alumnos de la Universidad Autónoma tengan una mayor sensibilidad y que puedan aportar en el futuro a la sociedad”, indicó el directivo.
Finalmente, para los propios estudiantes esta es una experiencia destacable por las posibilidades que presenta. “Es muy significativo para nosotros ver cómo los adultos mayores se incorporan al trabajo, en este caso, al taller de confección de jabones que estuvimos entregando. Fue una linda experiencia y un buen aprendizaje para que ellos sigan juntando recursos”, destacó María Antonieta Naranjo, estudiante de Ingeniería Comercial que trabajó en la población Óscar Cristi Gallo.


Con la tecnología de Blogger.