Header Ads

El constructor chanquino que edifica sueños con un sello de responsabilidad y sentido social

Hoy por hoy son miles los maulinos que aún sueñas con la casa propiedad; otros,  puedes disfrutar de su vivienda luego de mucho sacrificio y proyectan su futuro con nuevas construcciones o derechamente con edificaciones de calidad superior; a costos convenientes y de la mano de una empresa responsable y con sentido social, preocupada  so solo de entregar un buen producto final sino también con un buen asesoramiento para que al final del camino, vivan en una casa acorde a todos los anhelos esperados.
Es el caso de Sociedad Constructora Moraga Spa., empresa que nació como un tímido emprendimiento hace una década y que hoy, con el asesoramiento que ha recibido del centro de Negocios Sercotec de Linares, Satélite Cauquenes, que opera la Universidad santo Tomas, ha ido posesionando sus diferentes productos en el mercado de la provincia de Cauquenes.
La empresa se especializa en construcción habitacional, quinchos, terrazas, terminaciones tales como cerámica, pintura, yesos, mampostería en piedra, radieres, galpones, estructuras metálicas o  cierros perimetrales entre otros.
Su fundador, Diego Moraga Moraga comenta que “no se trata solamente de pegar ladrillos, de levantar estructuras o de apurarse para terminar una obra porque hay mucho trabajo y se viene otra peguita. Aquí estamos para satisfacer al cliente, entregar un buen producto y ser capaces también de interpretar lo que él o la cliente está pidiendo”.
Hoy por hoy son miles los maulinos que aún sueñas con la casa propiedad; otros,  puedes disfrutar de su vivienda luego de mucho sacrificio y proyectan su futuro con nuevas construcciones o derechamente con edificaciones de calidad superior; a costos convenientes y de la mano de una empresa responsable y con sentido social, preocupada  so solo de entregar un buen producto final sino también con un buen asesoramiento para que al final del camino, vivan en una casa acorde a todos los anhelos esperados.
Es el caso de Sociedad Constructora Moraga Spa., empresa que nació como un tímido emprendimiento hace una década y que hoy, con el asesoramiento que ha recibido del centro de Negocios Sercotec de Linares, Satélite Cauquenes, que opera la Universidad santo Tomas, ha ido posesionando sus diferentes productos en el mercado de la provincia de Cauquenes.
La empresa se especializa en construcción habitacional, quinchos, terrazas, terminaciones tales como cerámica, pintura, yesos, mampostería en piedra, radieres, galpones, estructuras metálicas o  cierros perimetrales entre otros.
Su fundador, Diego Moraga Moraga comenta que “no se trata solamente de pegar ladrillos, de levantar estructuras o de apurarse para terminar una obra porque hay mucho trabajo y se viene otra peguita. Aquí estamos para satisfacer al cliente, entregar un buen producto y ser capaces también de interpretar lo que él o la cliente está pidiendo”.
Hoy por hoy son miles los maulinos que aún sueñas con la casa propiedad; otros,  puedes disfrutar de su vivienda luego de mucho sacrificio y proyectan su futuro con nuevas construcciones o derechamente con edificaciones de calidad superior; a costos convenientes y de la mano de una empresa responsable y con sentido social, preocupada  so solo de entregar un buen producto final sino también con un buen asesoramiento para que al final del camino, vivan en una casa acorde a todos los anhelos esperados.
Es el caso de Sociedad Constructora Moraga Spa., empresa que nació como un tímido emprendimiento hace una década y que hoy, con el asesoramiento que ha recibido del centro de Negocios Sercotec de Linares, Satélite Cauquenes, que opera la Universidad santo Tomas, ha ido posesionando sus diferentes productos en el mercado de la provincia de Cauquenes.
La empresa se especializa en construcción habitacional, quinchos, terrazas, terminaciones tales como cerámica, pintura, yesos, mampostería en piedra, radieres, galpones, estructuras metálicas o  cierros perimetrales entre otros.
Su fundador, Diego Moraga Moraga comenta que “no se trata solamente de pegar ladrillos, de levantar estructuras o de apurarse para terminar una obra porque hay mucho trabajo y se viene otra peguita. Aquí estamos para satisfacer al cliente, entregar un buen producto y ser capaces también de interpretar lo que él o la cliente está pidiendo”.
“Han sido años de trabajo para poder ir creciendo hoy ya como empresa, y donde el centro de Negocios ha sido clave para poder ordenar nuestra ideas, pero también  nuestras cuentas, orientarnos en la priorización de tareas, definir estrategias en el mercado, creare redes de contacto y también poder decirnos que a veces es bueno bajar el ritmo y  mirar nuestros proyectos, darnos el tiempo de hacer una buena planificación que nos asegure el éxito y no incurrir en pérdidas que después vamos a estar lamentando”, comenta este constructor civil, ingeniero de profesión.
El denominado estallido social también le ha afectado a su empresa, “pero no podemos hacer pagar los costos a la gente. No por ello les vamos a cobrar más caro y tampoco voy a tener que despedir gente. Conmigo hay un muy buen equipo y procuro constantemente no afectar las fuentes laborales. No es fácil per los esfuerzos están. Hay gente que necesita llevar el dinero a su casa y mi trabajo se cruza con esas familias que están detrás de cada persona que trabaja conmigo”.


Con la tecnología de Blogger.