Header Ads

Funcionarios de la Defensoría Regional del Maule donan dos máquinas de coser a la cárcel de Talca

Colaboración permitirá que los internos puedan elaborar mascarillas tanto para la población penal como para el personal que trabaja en las cárceles y así ayudar a prevenir contagios por Covid-19.

Una significativa donación de dos máquinas de coser realizaron los funcionarios de la Defensoría Regional del Maule al Centro de Cumplimiento Penitenciario de Talca, las cuales serán destinadas para la elaboración de mascarillas, como una forma de contribuir no sólo a que cuenten con más elementos de protección para prevenir posibles contagios por Covid- 19, sino también sean un apoyo en la reinserción de los privados de libertad.
La idea surgió como respuesta a lo observado en los distintos operativos jurídicos sanitarios que se realizaron en los penales de la región y que llevaron al área técnica de Gendarmería a plantear la necesidad de contar con más implementos que permitieran aumentar la producción de mascarillas que se están fabricando en las cárceles del Maule.

El Defensor Regional, José Luis Craig, quien entregó el aporte a nombre de su equipo, mencionó que “acudimos a este llamado y solidariamente los funcionarios de la Defensoría colaboraron y logramos comprar dos máquinas. Se las estamos donando a Gendarmería con el objetivo que sean utilizadas en estos tiempos de pandemia para la confección de mascarillas y luego se pueda generar un taller que apoye a la reinserción. Creemos como Defensoría que es una ayuda efectiva y entregamos instrumentos útiles para colaborar en estos tiempos difíciles que estamos viviendo y luego contribuimos a la reinserción de los internos e internas del Maule”. 
Gracias a estas dos máquinas, se podrá aumentar la producción de los cubre bocas que se elaboran en los penales del Maule, considerando que además cuentan con insumos de papel médico para confeccionar alrededor de 100 mil mascarillas desechables y así también poder aportar a los penales del país, pues, por ejemplo, ya se enviaron mil unidades a la cárcel de Puente Alto, en la región Metropolitana.
“Estamos muy conmovidos con esta donación en estos tiempos de tanta necesidad, sobre todo en el tema de poder hacer mascarillas, que es lo que está haciendo nuestra población penal. La Defensoría tomó el guante y se puso con las máquinas de coser, que sin duda serán de gran ayuda a la población penal, porque estas mascarillas son para ellos mismos y para el personal”, agradeció el Director Regional de Gendarmería, Coronel José Luis Meza. 
El directivo agregó que “gestos como éstos hay que destacarlos. No sólo están ocupados del tema judicial de las personas, sino también de las condiciones de habitabilidad y de poder cuidar su salud a través del uso de estas mascarillas”.

En la campaña interna de la Defensoría participaron funcionarios de toda la región y fue posible gracias a la coordinación del abogado de la unidad de Estudios, Jaime Venegas, con la Jefa Técnica de Gendarmería, Esmeralda Espinoza.

Con la tecnología de Blogger.