Header Ads

Académico de U. Autónoma advierte sobre crecimiento de la informalidad y precariedad del empleo maulino

Investigador Dr. Guillermo Riquelme señala que ha crecido el número de empleos por cuenta propia. Sin embargo, hace una diferencia entre el emprendimiento por oportunidad y el emprendimiento por necesidad; este último relacionado al deseo de superación de la pobreza.
___________________________________________
Las condiciones laborales en el Maule son cada vez de más precarias. Solo entre los trimestres julio-septiembre de 2019 y enero-marzo de 2020, la informalidad se incrementó 26%, pasando de 146.590 a 184.470 trabajos informales, aumento que en términos interanuales fue de 12%.
Al respecto, el investigador del Centro de Estudios y Gestión Social del Maule (CEGES-Maule) de la Universidad Autónoma de Chile en Talca, Dr. Guillermo Riquelme, explicó que la pérdida de empleos asalariados y el aumento de empleos por cuenta propia, se intensificó a principio de 2019, acentuándose aún más a partir de octubre del mismo año tras el estallido social.  
El académico apuntó que la informalidad la lidera el sector Silvoagropecuario con 48.660 trabajadores en el trimestre móvil enero-marzo de 2020, con un marcada estacionalidad que alcanza su punto más alto en el período octubre-marzo de cada año. Luego le sigue el sector Comercio con 31.090 trabajadores, evidenciando un leve crecimiento desde el estallido social. También suman al mercado laboral la Construcción y la Industria con 21.530 y 17.440 trabajadores informales, respectivamente.

CRECE FUERZA DE TRABAJO
Riquelme destacó que la fuerza de trabajo o población económicamente activa (ocupados más desocupados) creció significativamente hasta el trimestre móvil diciembre-febrero de 2020, sobrepasando las 570 mil personas. Paralelamente, la tasa de desempleo aumentó y alcanzó su “peak” en el trimestre móvil agosto-octubre de 2019 con 7,1%, para luego disminuir gradualmente hasta 6,2 % en el trimestre móvil enero-marzo de 2020. 
A juicio del investigador, el mercado laboral en el Maule no se ha visto tan afectado luego del estallido social, como sí ocurrió a escala nacional. Sin embargo, la informalidad de los trabajos ha registrado un crecimiento al representar una opción ante la pérdida de trabajos formales, lo cual reitera, aumentó significativamente la precariedad de los empleos de la región.  
“En el Maule se evidencia fuertemente un desánimo o desaliento para salir a buscar empleo, porque claramente se cree que no se encontrará, dada las actuales condiciones del país. Es así como el número de personas inactivas por razones de desaliento se ha duplicado el primer trimestre de este año, en comparación con igual período del año anterior, lo que permite, paradójicamente, que la tasa de desempleo sea baja. Pero esto no representa un buen indicador socioeconómico para la región”, explicó Riquelme, quien agregó que otra de las razones para no salir a buscar trabajo son las bajas remuneraciones ofrecidas en la actualidad. 

EMPRENDIMIENTO POR NECESIDAD
El investigador apuntó que gran parte del trabajo independiente o por cuenta propia, se asocia a pequeñas actividades comerciales, las mayorías informales, muy presentes en regiones con mayor precariedad del empleo, como lo es el Maule. 
“Este tipo de ocupaciones no son evidentemente una opción voluntaria, más bien representan un acto forzoso y a veces desesperado de abordar las necesidades básicas”, comentó Riquelme, quien distingue entre el emprendimiento por oportunidad  y el emprendimiento por necesidad.   
“Es muy probable que este grupo de personas se encuentren en su mayoría bajo la línea de la pobreza. Por tanto, desde esta perspectiva, no se concibe este tipo de ocupaciones como emprendimientos con perspectivas de desarrollo, sino más bien, como una posibilidad de superar la pobreza”, agregó. 

SITUACIÓN DE GÉNERO
Según el economista, existe una marcada desigualdad de género en términos laborales, ya que los trabajos por cuenta propia han sido liderados por las mujeres que, generalmente, están en condiciones de mayor vulnerabilidad que los hombres y cumplen funciones múltiples como trabajadoras, madres y dueñas de casa. 
Riquelme advirtió que la tasa de informalidad de las mujeres ha crecido significativamente desde el trimestre julio-septiembre de 2019, pasando del 31% a 36,4% en el trimestre enero-marzo del 2020.
De hecho, en el Maule la informalidad afecta mayormente a las mujeres, quienes se desempeñan en labores agrícolas y de comercio, lo cual, sumado a las tareas del cuidado de enfermos, de menores de edad y de servicio doméstico, representa el grupo ocupacional más vulnerable de la economía y de Chile.
________________________________

Con la tecnología de Blogger.