Header Ads

El desafío del aprendizaje virtual en tiempos de pandemia

Docentes y estudiantes deben lidiar con la incorporación de nuevas tecnologías y la presión psicológica que conlleva la crisis sanitaria actual.
________________________________
Durante las primeras semanas de la emergencia sanitaria por COVID-19 en Chile, y ante la suspensión de clases tanto en educación básica, media y superior, surgen diversas problemáticas que van desde la conexión a  internet, para poder desarrollar trabajos escolares, hasta dificultades en el aprendizaje, debido a presentarse una nueva modalidad de enseñanza no presencial. Los esfuerzos realizados por los docentes, son primordiales en el esperado aprendizaje de los estudiantes. La Decana interina de la Facultad de Educación de la Universidad Autónoma de Chile en Talca, Dra. Marta Ríos, afirma que en la situación de crisis en la que nos encontramos, el trabajo colaborativo es fundamental en el cuerpo docente. “En una situación como ésta, lo más importante es realizar un trabajo colaborativo, porque en este escenario de pandemia y de trabajo a distancia, hay que generar un clima de trabajo armónico”, afirma Ríos. Agrega además que como docentes han logrado adaptarse a los cambios, pero la realidad contrasta con la expuesta por los jóvenes. “Yo veo que a los estudiantes aun les cuesta adaptarse. Más que al proceso de aprendizaje en sí, les dificulta el hecho de que su libertad de un día para otro se vio coartada. Yo los veo muy desesperanzados por lo que pasa. Hemos tenido que hacer un trabajo de contención al iniciar las clases, de escucharlos y preguntarles como están. El tener clases les ha servido, por lo menos, para estar en contacto con sus compañeros y para que no estén en esta situación de espera constante”, declaró Ríos.
Una de las unidades que ha acompañado a los estudiantes durante la presencia de Coronavirus, ha sido la Dirección de Asuntos Estudiantiles de la Universidad Autónoma. Patricia Álvarez, Psicóloga de la DAE, afirma que ha aumentado la presencia de estrés por parte de los estudiantes, además de  verse acrecentados los cuadros de ansiedad. “Antes de la pandemia acudían alumnos con crisis vocacionales en su mayoría, pero actualmente y producto de la pandemia, hemos tenido más casos de crisis de ansiedad, debido al adecuarse a su nuevo ritmo de vida. Hay sudoración, hay momentos en los que piensan que les duele el brazo, tienen ganas de llorar, piensan que les va  pasar algo malo. Con el pasar de los días y actualmente, que llevamos más de 3 meses con esta realidad, está aumentando esa inestabilidad emocional. Nosotros estamos realizando atención por Microsoft Teams a los estudiantes. Son 50 minutos por sesión y ellos pueden agendar cita de lunes a viernes en distintos horarios”, destacó Álvarez. 
Al igual que los alumnos, los docentes de distintos establecimientos educacionales se ven presionados a la adaptación laboral, que implica un tipo de enseñanza de la mano de las nuevas tecnologías. No cabe duda que sobrellevar los quehaceres del hogar, el estudio de los hijos y además el teletrabajo, es una difícil tarea. Ana Contreras, formada profesionalmente en la Universidad Autónoma de Chile, actualmente docente del colegio Leonardo Da Vinci de San Javier, ha pasado esta pandemia con sus dos pequeños hijos, de 4 y 8 años, debe preparar las clases para sus estudiantes de 3° básico, desarrollar sus estudios de Magister, y sumado a esto, efectuar los quehaceres del hogar. Pese a todas las responsabilidades que enfrenta a diario, Contreras firma que ha visto el periodo de confinamiento, como una oportunidad para crecer y plantearse desafíos  en su labor como docente. “Este periodo de pandemia, en lo personal, lo he visto como una etapa de crecimiento, ya que debo enfrentarme a nuevos escenarios y plataformas tecnológicas desconocidas. Como profesores, estábamos acostumbrados a hacer clases presenciales, sin embargo, ahora tenemos que buscar recursos educativos que nos inserten a la era actual. Uno tiene que buscar la instancia y cómo entregar a sus estudiantes el aprendizaje. Estamos hablando de un aprendizaje oblicuo, donde el estudiante aprende en cualquier momento y frente a cualquier recurso pedagógico. Frente a esto, yo creo que tenemos que estar abiertos como docentes a resignificar nuestra labor, porque enfrentamos actualmente un aprendizaje mutuo, tanto de estudiantes como de profesores”, finalizó. 
________________________________
Yocelyn Contreras Ruiz 
Periodista
Dirección de Vinculación con el Medio
Universidad Autónoma de Chile
Talca

Con la tecnología de Blogger.