Header Ads

Académicos UTalca entregan ideas para el ahorro energético durante el verano

Profesores de la carrera de Ingeniería Civil en Obras Civiles de la Universidad de Talca recomiendan acciones concretas para aumentar el ahorro de agua y la eficiencia energética en un hogar. Un chileno promedio gasta al día alrededor de 170 litros de agua, una cifra mucho más alta que la que consume una persona de la Unión Europea, que alcanza alrededor de 128 litros al día. Es por ello que académicos de la carrera de Ingeniería Civil en Obras Civiles de la Universidad de Talca, presentaron algunas recomendaciones sencillas, que pueden ayudar al ahorro de este vital elemento, más considerando la situación que hoy se vive en el país y el mundo en relación a los efectos del cambio climático. “La aridez de la zona norte, sumada a la actual sequía que atraviesa la zona centro de nuestro país, han dejado en evidencia la necesidad de avanzar en una gestión eficiente del recurso hídrico, particularmente en el sector agrícola, sanitario, industrial y minero. Por ello, todos podemos aportar en este contexto”, indicó el profesor Marco Alsina. Por su parte, el académico de la misma carrera de la UTalca, Daniel Mora, recordó que solo un 1% del agua del planeta es dulce, accesible y potable, por lo que es necesario cuidar el recurso, e hizo un cálculo de cuántos litros de agua se ocupan en ciertas actividades diarias. “Una ducha consume en torno a 50 litros, un baño de tina llega hasta los 200. Gestos cotidianos como tirar la cadena del baño consumen 10 litros de agua y una lavadora gasta hasta 200 litros”, precisó.
Los académicos de Ingeniería Civil en Obras Civiles destacaron que las medidas de ahorro no solo permiten preservar el agua en nuestros hogares, sino que también ayudan a disminuir los costos en el presupuesto mensual de una familia. Las medidas son sencillas: cepillarse los dientes con la llave cerrada; lavar frutas y verduras en una fuente; utilizar lavazas para enjuagar la loza; evitar duchas largas; usar la lavadora y el lavaplatos a carga completa; reparar filtraciones y revisar que los grifos cierren adecuadamente; incorporar aireadores de agua para las duchas y lavamanos que son baratos y permiten ahorrar entre un 50 y un 70% de agua sin que se noten cambios en la presión. Además se pueden instalar válvulas de doble descarga en inodoros, o bien como alternativa, se puede introducir una botella de agua de 1,5 litros en la cisterna para reducir su capacidad y gastar menos agua en cada descarga; instalar barriles de aguas lluvias para riego; regar jardines en la tarde o noche; reemplazar pasto por vegetación nativa tapizante, rastrera o cubresuelos; utilizar sistemas de control automático para regar jardines; instalar sistemas de riesgo eficiente y monitorear el consumo de agua potable reportado en la boleta. Temperaturas en el hogar Los académicos también recomendaron acciones para disminuir el exceso de calor que ingresa por radiación solar en las ventanas de los hogares. La académica María Luisa del Campo, de la misma carrera, explicó que, si bien durante los meses fríos de invierno es un beneficio esta fuente de calor, ya que disminuye el requerimiento de calefacción, durante los meses calurosos genera un sobrecalentamiento de los espacios. “Los equipos de aire acondicionado requerirán de una mayor cantidad de horas de funcionamiento, con el consecuente aumento en el consumo eléctrico de nuestra vivienda. Para ello, una medida que no requiere de energía adicional para su funcionamiento es la incorporación de elementos exteriores que eviten el ingreso de la radiación solar, como celosías o persianas que se posicionan por fuera de la construcción, lo que genera más sombras en las ventanas”, comentó. Del Campo indicó que la inversión de esta medida es aproximadamente de $20.000 por metro cuadrado instalado en promedio. “Suponiendo una habitación de 25 mts2, en la zona central del país, con la mitad del muro vidriado orientado al norte, el aire acondicionado deja de consumir 637 kWh durante el período de verano, lo que significa un ahorro en electricidad de $76.300 aproximadamente, lo que significa la reducción en más del 70% del consumo de este aparato”, expresó. En el caso que la habitación esté orientada al poniente, el ahorro aumenta a $125.000, lo que permite una disminución de casi el 80% del consumo en refrigeración.
Con la tecnología de Blogger.