Header Ads

Crisis en la frontera norte: Bolivia bloquea el retorno de más de 3 mil venezolanos irregulares que habían cruzado a Chile (EX-ANTE)

La publicación del reglamento de la Ley de Migración fue celebrada en febrero por el gobierno de Piñera como la herramienta que permitiría “reconducir” a la frontera a todos los extranjeros que ingresaran eludiendo el control migratorio. La norma, sin embargo, requería que Bolivia los recibiera de vuelta y a los pocos días ese país dejó de aceptar el retorno de venezolanos. Hasta el 10 de marzo, había rechazado el ingreso de 3 mil 246 ciudadanos de ese país, situación que se mantiene con la administración de Boric.
Qué observar: El 11 de febrero, Contraloría tomó razón del decreto de la Ley de Migración que permitía al gobierno devolver a los inmigrantes que hubieran ingresado irregularmente a Chile, a la frontera del país por donde entraron. El concepto, denominado reconducción, establecía que “será inmediatamente reembarcado o reconducido a la frontera, según corresponda, el extranjero que sea sorprendido por la autoridad contralora (…) ingresando al territorio nacional eludiendo el control migratorio, ya sea por pasos habilitados o no (…), (o) valiéndose de documentos falsificados, adulterados o expedidos a nombre de otra persona”. La medida fue celebrada por el gobierno del ex Presidente Sebastián Piñera, ya que entregaba una herramienta concreta para enfrentar la crisis migratoria en el norte del país. Ésta había sido gatillada en la Región de Tarapacá por las decenas de ingresos irregulares registrados a diario desde Bolivia por la comuna de Colchane desde 2020, principalmente de ciudadanos venezolanos que dejaron su país durante el régimen de Nicolás Maduro. “Una de las herramientas más importantes tal vez en la frontera, que es lo que preocupa a mucha gente, es la posibilidad de hacer reconducción”, dijo el entonces ministro del Interior, Rodrigo Delgado. El reglamento fue publicado el 12 de febrero en el Diario Oficial, pero 5 días después, ya enfrentaba un problema. “En este momento Bolivia no está aceptando a estas personas”, dijo el 17 de febrero el general Marcos Jaque, jefe de la defensa del Tamarugal, a Ex-Ante. La imposibilidad de devolver inmigrantes irregulares a Bolivia derivaba del mismo reglamento, que establecía que la reconducción debía informarse al país receptor y hacerse por canales oficiales. “En aquellos casos en que la medida adoptada sea la reconducción a la frontera, la autoridad contralora deberá informar a su equivalente del país vecino colindante al paso fronterizo por el cual se intentó el ingreso”, dice el artículo 155 del texto. “La autoridad contralora deberá procurar que la reconducción a la frontera tenga lugar en un paso fronterizo en que exista presencia de la autoridad contralora del Estado receptor”. Esta situación se mantuvo con el cambio de gobierno, confirman fuentes de la actual administración, y a casi 2 meses de la implementación de las reconducciones, Bolivia mantiene neutralizadas las devoluciones de ciudadanos venezolanos. La otra vía que permite la ley para estos casos son las expulsiones, que deben ser tramitadas una a una. Las más de 2 mil reconducciones de venezolanos rechazadas: Un catastro elaborado por la Policía de Investigaciones mostró la fotografía desde la fecha en que las reconducciones comenzaron a aplicarse, el 12 de febrero, hasta el 10 de marzo, un día antes de que asumiera el nuevo gobierno. Estas cifras detallaron que 327 adultos habían sido reconducidos a Bolivia en ese lapso: 288 ciudadanos de ese país, 31 venezolanos y 8 colombianos. Su reingreso lo habían hecho con 70 menores de 18 años: 50 bolivianos, 17 venezolanos y 8 colombianos. Esos cientos de casos aceptados contrastan con los miles de reingresos rechazados por Bolivia. De acuerdo con el mismo catastro, en ese lapso fueron rechazadas 2.804 reconducciones de adultos: 2.415 de ciudadanos venezolanos, 228 de colombianos, 83 de haitianos, 29 de ecuatorianos, 25 de peruanos y decenas de ciudadanos de otros países. Bolivia aceptó el reingreso de todos sus nacionales. Esos adultos, cuyos reingresos fueron rechazados, iban acompañados de 1.012 menores de 18 años: 831 venezolanos, 88 colombianos, 52 peruanos, entre otros. Es decir, entre el 12 de febrero y el 10 de marzo, Bolivia rechazó el ingreso de 3 mil 246 venezolanos, entre adultos y menores de 18. De acuerdo con cifras de la delegación provincial, este domingo 20 de marzo fueron reconducidos 35 bolivianos a su país y este lunes, otros 35 de la misma nacionalidad. La situación en Colchane: El alcalde de Colchane, Javier García Choque (ex Amplitud), mantuvo este lunes por la tarde una reunión en Iquique con los enviados del Ministerio del Interior, Carolina Garrido y Enrique Inostroza, además de otros alcaldes de la región. “Lamentablemente, con la ley migratoria no está siendo efectiva la figura de la reconducción. Para que eso se concrete, ese país debe aceptar a esos ciudadanos reconducidos y, desde los primeros días, denunciamos que Bolivia no estaba recibiendo a ciudadanos que no fueran de su nacionalidad. Por tanto, lo que opera desde esa fecha hasta ahora es que aquellos ciudadanos que ingresaron irregularmente al país son reconducidos solamente al complejo fronterizo (de Colchane), donde se les hace el test de antígenos y el trámite de auto denuncia, y luego se les da 2 posibilidades: o que se trasladen por sus propios medios a Iquique o Alto Hospicio, o el gobierno dispone de buses para su traslado a residencias sanitarias de Iquique”, dijo el edil. “Lo hemos planteado al nuevo gobierno y también al general de zona (…). El flujo se ha modificado (a zonas más alejadas de la comuna), pero no ha disminuido”.
Con la tecnología de Blogger.