Header Ads

El mejor ejemplo, el mejor aprendizaje.

Cuando hablamos de la educación no solo debemos considerar la importancia de los planes y programas o la aplicación de los contenidos generales, con los aprendizajes esperados y educar por competencias, considerando evaluar solo conocimiento, habilidades y actitudes. Antes de todo aquello, está la singularidad de nuestros estudiantes y sus familias.
Cada universo familiar trae aparejado un sinnúmero de situaciones que afectan el desenvolvimiento y socialización de nuestros jóvenes, en apoyo o desmedro de su desempeño. Sin embargo el entorno social acaso es el más determinante caldo de cultivo para los sentires y pesares de nuestra juventud, que cotidianamente está siendo bombardeada por discursos que, bien pudiéramos los adultos que representamos un rol parental, considerar disfuncionales o disruptivos con nuestra estructura familiar. Entonces, debemos considerar los apoyos y he aquí  en donde surge La Escuela como un centro de congregación de voluntades positivas para el desarrollo integral de los jóvenes.
En nuestro liceo hemos fortalecido la Coordinación Técnico pedagógica como una plataforma articuladora de las acciones tendientes a incrementar los buenos resultados escolares, pero también el fortalecimiento de valores y actitudes, buscando la autonomía de los estudiantes, proponiendo actividades desafiantes y teniendo altas expectativas en ellos pues no sabemos qué son capaces de lograr. En tanto la visión humana es ayudarlos a convertirse en buenas personas y mejores profesionales de nivel técnico, abrigándose en valores positivos, constructivos y claros que propendan al crecimiento de  nuestra sociedad.
Y como el discurso sin ejemplo es vacuo, la actitud como funcionarios del Liceo Técnico Profesional Diego Portales es de aprovechar todas las instancias para reforzar el desarrollo integral de los estudiantes y durante la última semana vivimos el paro de las manipuladoras de alimento de Junaeb, como una oportunidad. Gran preocupación surgió, considerando el enorme beneficio que la dación de alimentos es para nuestros estudiantes. En ese contexto surge, en medio de los mismos jóvenes y sus docentes Tutores de la especialidad de Gastronomía, la idea de ser ellos quienes prepararan el desayuno y almuerzo para sus compañeros beneficiarios de esa beca. Cual no se sería la alegría para esta comunidad educativa al recibir la solicitud de autorización para emprender esta acción, que evidencia absolutamente los valores que propendemos en nuestros estudiantes. Como reitero, es fundamental la importancia de lograr resultados académicos excelentes, cumpliendo con los estándares establecidos, sin embargo es insoslayable hacer de nuestros jóvenes buenas personas que se conviertan en mejores profesionales.
Aquella jornada fue de mucho trabajo colaborativo, desde el desayuno el cual, coloquialmente, ese día tuvo la marraqueta más sabrosa y la leche más tibia. Muchas manos comenzaron dando forma a una amoroso almuerzo, mientras iban poniendo en contexto los aprendizajes de la especialidad ejecutando las indicaciones de los Profesionales Docentes, los niños y niñas sentían la importancia de su labor, llena de empatía, solidaridad y liderazgo, parte de los valores que nos esmeramos en fomentar.
A veces los adultos olvidamos que los jóvenes nos observan con ojos críticos, a cada paso y que desde allí, la otredad, deviene el aprendizaje y el fortalecimiento de lo aprendido, entonces, no podemos exigir comportamientos que no evidenciamos por mucho que los verbalicemos. Eso, eso es educar. Necesitamos reforzar en los jóvenes la importancia de los valores fundamentales para la sociedad que queremos construir y comprometerlos en esa construcción.
Desde nuestro Liceo trabajamos por una sociedad más responsable y justa, entregando nuestro mayo esfuerzo para la concreción del desarrollo integral de nuestros estudiantes,  involucrando a las familias en el cumplimiento de diferentes metas, acordes a cada estudiante, entendiendo que quienes estén abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro, mientras que aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados para un mundo que ya no existe pues el trafago de la vida nos aleja del principio acercándonos a un lugar que debemos diseñar para que todos tengamos las mismas oportunidades y responsabilidades.

Patricio Araya Campos.
Con la tecnología de Blogger.