Header Ads

Presidente de Corma Maule llama a extremar prevención para evitar nuevos incendios forestales

Desde Constitución en medio de la contingencia por los incendios que afectan a la región y el país, Lautaro Opazo llamó a trabajar unidos para enfrentar los incendios y así evitar sus negativos efectos ambientales y sociales. 

Un llamado a redoblar los esfuerzos y a unir fuerzas para el combate y la prevención de nuevos incendios forestales, debido a los graves efectos ambientales y sociales que generan, hizo el presidente regional de la Corporación Chilena de la Madera –CORMA- de la Región del Maule, Lautaro Opazo.
El personero hizo ver que este año la región muestra una mayor ocurrencia de siniestros en lo que va corrido de la temporada, ante lo cual es “necesario unir voluntades y maximizar el trabajo colaborativo entre los actores públicos y privados para controlar las emergencias, sobre todo las que se están produciendo en la pre cordillera que ya ha afectado 1.500 hectáreas en la comuna de Romeral y que hoy ya afectan a otras 5.200 en la comuna de Molina".
“Como organización gremial tenemos un comité de incendios donde cada uno aporta de acuerdo a sus posibilidades y capacidades, con trabajo preventivo, patrullajes y el apoyo de las grandes empresas que disponen de equipos de trabajo y sistemas de monitoreo,” sostuvo Opazo, quien destacó además el trabajo siempre colaborativo en conjunto con CONAF, las policías, bomberos, el Ministerio Público, la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) y el Gobierno Regional del Maule.  
“Se requiere que todos redoblemos los esfuerzos preventivos, y que las comunidades de vecinos se organicen y eviten acciones que presenten riesgo de producir nuevos siniestros, porque sabemos que en el 99% de los casos los incendios son provocados por acción humana e impactan en todo el sistema social porque se afectan también terrenos agrícolas significativos y se desabastece la industria maderera local”, agregó.
Los bosques productivos en la Región del Maule en un 60% pertenecen a pequeños y medianos propietarios y el daño además de social, es ambiental, porque los suelos quemados se erosionan.
“Los pequeños propietarios que perdieron sus bosques en 2017 ni siquiera han podido sacar los árboles quemados menos van a poder replantar esos terrenos. Nos preocupa el daño ambiental y la falta de trabajo que esto va a significar, la problemática social y laboral es altísima porque, por ejemplo, en Constitución y Empedrado el 90% del dinero que se mueve deriva del sector forestal, entonces si el terreno quemado no se replanta y si se siguen quemando sectores verdes el pronóstico para la zona es muy delicado”, advirtió el presidente de CORMA Maule.

Con la tecnología de Blogger.