Header Ads

LEY DE PROTECCIÓN DEL EMPLEO – COVID-19: “EL PARTIDO ES LARGO Y SE DEBE PELEAR HASTA EL FINAL”

Es indiscutible que la primera urgencia y necesidad que tenemos como país, es enfrentar el Coronavirus, priorizando la prevención y la salud de todos los chilenos. Esta lucha será intensa, respecto de la cual no existen experiencias 100% efectivas y probadas en el mundo para replicar, por lo que hoy, nuestras principales herramientas son y serán la fuerza de la unidad, la solidaridad y la empatía para ayudarnos, cuidarnos y volver a levantarnos las veces que sea necesario. 
Este partido, será intenso y largo, por cuanto, nuestro primer tiempo tendrá por misión enfrentar los contagios y atender de forma oportuna y eficiente a aquellos que puedan enfermar. Paralelamente, nuestro país comenzará a entrar en un periodo de hibernación en que todo funcionará a media máquina. En este contexto, el gobierno ha entendido que debemos entregar a Chile, a los trabajadores y a los emprendedores (pequeños, medianos y grandes), la posibilidad de no caer, la opción de seguir el día de mañana construyendo sus sueños, generando oportunidades y desarrollando este país – que a pesar de evidentes oportunidades de mejora – es un ejemplo para todo el mundo.   

Es por ello, que el Presidente Sebastián Piñera y el Ministro de Hacienda, Ignacio Briones, presentaron y lograron la aprobación por el Congreso de la Ley de Protección del Empleo, que tiene por objeto proteger la estabilidad de los ingresos y fuentes de trabajo de millones de chilenos, y también, le entrega herramientas a los emprendedores que tendrán la oportunidad de mantener sus proyectos, para que el día de mañana sigan desarrollándolos con la misma fuerza y entusiasmo que hasta antes de esta pandemia. 
Pero, ¿cómo funciona la Ley de Protección del Empleo? Esta ley permite la suspensión por acuerdo o acto de autoridad del contrato de trabajo, como también la reducción de jornada, facultando al empleador para suspender o reducir el pago de la remuneración, y, por su parte se suspende también la obligación del trabajador de asistir o trabajar una menor jornada. En ambos casos el sueldo mensual será pagado por la Administradora del Fondo de Cesantía (AFC), a través, del Seguro de Desempleo evitando así, una situación que de no existir esta fórmula, se transformaría en cientos de desempleados, aumentando con esto la cesantía y condicionando nuestra economía a efectos de largo plazo.
En ejemplos concretos, un restaurante con diez trabajadores, con prohibición de atención al público, no generará el dinero para cubrir sus obligaciones, corriendo el riesgo de quebrar y junto a ello, despedir a sus trabajadores. Hoy, con la Ley de Protección del Empleo, este restaurante tendrá la posibilidad de suspender temporalmente el pago de remuneraciones, las que serán asumidas por el seguro de cesantía mientras dure la emergencia sanitaria, es decir, el trabajador, no perderá su vínculo contractual, y además recibirá el pago de sus cotizaciones previsionales por parte del empleador. 
En definitiva, hoy debemos estar a la altura de las circunstancias, será difícil, desgastante y tendrá consecuencias para todos, pero insisto, con unidad, empatía y solidaridad, ganaremos este partido. Hoy, es el momento de ponernos en el lugar del otro, porque en esta pasada el coronavirus traerá directa o indirectamente consecuencias para todo un país. Quédate en tu casa y actúa con responsabilidad, por tí, por tu familia, por Chile.



Con la tecnología de Blogger.