Header Ads

“Colmenas Polo”: un legado familiar que despega en la cordillera del Maule

Además de miel, polen y propóleo este emprendimiento —ganador de Impulso Chileno en 2019— ofrece innovadoras actividades como jornadas de apiturismo, donde el visitante puede conocer el mundo de las abejas. Era el sueño de Néstor “Polo” Albornoz, pero fueron sus hijos Pablo y Nicolás quienes heredaron la tarea de cristalizar y convertir a “Colmenas Polo” en un negocio productivo y amigable con el ecosistema. No fue tarea fácil para estos emprendedores de Talca, Región del Maule, que además tuvieron que lidiar no solo con las abejas sino también con la pérdida de su padre en 2015. “Lo estaba pasando pésimo por la pérdida de mi viejo y después de años de estar ayudando de forma más pasiva en el tema de la apicultura, pude enfrentar un poco más la pérdida de mi papá y ponerle todas las pilas para tratar de sacar adelante el proyecto. Poco a poco fui aprendiendo más del tema hasta que llegué a la instancia de postular a Impulso Chileno”, cuenta Nicolás Albornoz, kinesiólogo de profesión y uno de los ganadores de la segunda versión del concurso de emprendedores de la Fundación Luksic. Ello le permitió recibir clases y mentorías además de $3 millones. Con esto “Colmenas Polo” se potenció y los cursos le permitieron a Nicolás saber cómo debía llevar su negocio: “Antes estaba dedicando a aprender más del rubro de la apicultura, pero no sabía nada de financiamiento, de cómo aumentar los dineros y fondos. Así que gracias a los mentores y las clases, además del premio monetario, pudimos crecer, tanto en materia prima, como en el aumento de nuestra producción de miel, de la cantidad de colmenas que manejamos y efectivamente fue un impulso para nuestro emprendimiento”, asegura.
Hoy el fuerte es la venta de miel 100% natural, elaborada por abejas que se alimentan de flores del bosque nativo de la cordillera del Maule. También ofrecen polen, propóleo e hidromiel (un antiguo brebaje hecho en base a miel, agua de vertientes y polen, que bebían Celtas y Vikingos). Además, presta servicios de polinización y un novedoso sistema “Apiturismo”, una actividad abierta a la comunidad que permite al visitante aprender de manera entretenida cómo se conforma una colmena, cuáles son las funciones de todos los distintos tipos de abejas, los alimentos que ellas almacenan y tener la oportunidad de ser apicultores por un día. La miel que producen además de saludable es un producto sustentable ya que no utilizan pesticidas ni agroquímicos industriales y además sus envases son reutilizables. En “Colmenas Polo” se cuidan las abejas, no solo porque producen miel sino porque también son fundamentales para la supervivencia de nuestro planeta pues mantienen los ecosistemas y la biodiversidad. Siendo además las más eficaces polinizadoras, relata el emprendedor. La principal lección aprendida en Impulso Chileno es que “siempre hay que seguir adelante. Nos dijeron que los vendedores somos muy luchadores y creo que también me caracterizo por eso. Quiero seguir luchando para sacar adelante este emprendimiento que mi papá empezó a armar para que el sueño pueda crecer”. Por eso les aconseja a quienes están postulando a la IV versión de Impulso Chileno que “pongan todo el empeño posible, que traten de aprender todo lo que puedan con los profesores que son muy secos, son eminencias. Y que aprovechen de invertir bien las luquitas que les van a dar. Piensen en grande siempre y en salir adelante”, comenta. La IV versión de Impulso Chileno tendrá 200 ganadores que se darán a conocer en enero 2022. Cada uno de ellos recibirán entre 3 y 5 millones de pesos, además de acompañamiento académico a través de clases dictadas por la Escuela de Administración UC y mentorías personalizadas a cargo de la Corporación Simón de Cirene.
Con la tecnología de Blogger.