Header Ads

Fiesta de Cuasimodo en la Diócesis de Linares

La Corrida de Cuasimodo, tradicional celebración posterior a Semana Santa, se recrea en varios sectores de la Diócesis de Linares, pues las tradiciones de nuestros campos se reviven también en la ciudad. Así lo vimos en Cauquenes, Parral, Linares, tanto en comunidades rurales como urbanas, los feligreses acompañaron al Sacerdote a dar la Santa Comunión a los enfermos, ancianos y postrados que esperaban junto a sus familiares, con ansias esta hermosa visita.
Así se vieron pasar las caravanas por  distintos rincones de la Diócesis, el sacerdote que llevaba la Santa Comunión era escoltado por Huasos, vecinos, niños y adultos que quisieron ser parte de esta hermosa tradición, en que las calles se ven invadidas por los carros, las camionetas, hasta las bicicletas cuidadosamente adornadas para la ocasión, para escoltar al Señor Sacramentado que visitaba a su pueblo.
Marisol Moya, corresponsal del Periódico Buena Nueva, en la comunidad rural de San Dionisio, comuna de Colbún, muy orgullosa comenta: “ha sido muy lindo poder acompañar al Padre Mario Agurto, nuestro párroco, en esta hermosa actividad, y ver como cada año se suma más gente, es gratificante ver cómo se preocupan de adornar sus vehículos, los huasos visten orgullosos sus cabalgaduras y lo mejor de todo es que la gente a la que visitamos, con su acogida nos hacían sentir emoción en el alma. Alegría, orgullo, emoción pues llevamos a los enfermos de nuestra comuna la visita del mismo Cristo Sacramentado. Feliz, feliz, de sentirnos parte de una Iglesia viva y activa. Cuando los Huasos gritaban ¡Viva Crito! La emoción nos invadía. Ahora ya estamos listos junto al Club de Huasos y toda la comunidad de San Dionisio en Colbún, para repetir y coordinar cada vez mejor esta hermosa fiesta que también realizaron nuestros padres y ojala lo hagan luego nuestros hijos”.


Esta emoción y alegría se vivió en comunidades de Cauquenes, Chanco, Parral, Linares, Longaví y Colbún, tradiciones que se cuidan y cultiva gracias al compromiso de tantas personas que anónimamente se suman y hacen de estas fiestas de religiosidad popular, un momento de encuentro y comunión con quienes se sienten más alejados o simplemente por razones de salud no pueden llegar hasta un templo.
Con la tecnología de Blogger.