Header Ads

Liceo Diego Portales celebra 91 años al servicio de la comunidad

Nacido a partir del nivel educación media de la mítica Escuela Nº3, el Liceo Técnico Profesional Diego Portales celebra esta semana su aniversario 91º, con una variada gama de actividades. 
El Liceo, dirigido por el profesor de Filosofía Patricio Araya Campos, cuenta con 4 especialidades técnicas de nivel medio que son Dibujo Técnico, Agropecuaria, Gastronomía y Enfermería, además del área humanista científico, con un total de 1004 estudiantes, capacidad máxima del reconocido edificio que se alza en calle Carmen, en el barrio oriente de la ciudad. Los estudiantes provienen de los distintos puntos de la provincia de Linares entregando diversidad a la comunidad educativa, por lo que el trabajo de responder a las necesidades disimiles de ellos se convierte en una forma de definir el futuro.
Fundada el 28 de agosto de 1928, bajo la presidencia de Don Carlos Ibañez del Campo la Escuela Nº3 se convirtió en 1981, en el marco de la municipalización de la educación, en la escuela D-468 Diego Portales. Mediante la Resolución Exenta Nº176 del 9 de marzo de 1988, la Secretaría Regional Ministerial de Educación,  autorizó en su interior el funcionamiento de un Internado para alumnos varones del sector rural, dando con esto respuesta a las necesidades de residencia de 60 estudiantes, a contar de 5º básico y hasta 4º medio. La otrora escuela se transforma en liceo el año 2003, que autorizó el nivel de Enseñanza Media Técnico Profesional, con dos especialidades: Dibujo Técnico y Atención Social y Recreativa; ese mismo año pasa a llamarse Liceo Técnico Profesional Diego Portales. El 2009 se obtiene el reconocimiento oficial para la implementación de la Especialidad de Alimentación Colectiva, que posteriormente se denomina Gastronomía y manteniéndose como un establecimiento multigrado. El año 2012 el DAEM  decide el traslado de la Enseñanza Pre-Básica y Básica  a otro establecimiento, de manera que el liceo conserva la aprobación de seis niveles educativos de 7° a 4° Medio; se cierra el Internado y cobra fuerza desde entonces la Educación Diferencial y Programa de Integración, así  como el trabajo de la educación integral y técnica. La otrora escuela se transforma íntegramente en liceo posicionándose hoy como una alternativa educacional reconocida y valorada por la comunidad, un centro de desarrollo académico importante desde el cual los egresados como profesionales de nivel medio pueden continuar sus estudios universitarios, a través del programa PACE o en los convenios con el CFT Estatal, Programas con UTAL y UCM entre otros.
El liderazgo positivo e inclusivo del Director, el apoyo de la Dirección Comunal de Educación, el trabajo sostenido de la Unidad de Acompañamiento Biopsicosocial y el fortalecimiento de los distintos estamentos de la comunidad educativa, son parte de las estrategias macro para revertir la imagen del Liceo, llegando al record histórico en matricula que hoy presentan y a evidenciar un clima educativo y laboral armonioso y de respeto.
El desafío de esta comunidad es la mejora sostenida y permanente de lo que se ha alcanzado e ir a la par con las innovaciones tecnológicas que beneficien el que los estudiantes puedan estar al día en los conocimientos de cada una de sus áreas, manteniendo siempre la premisa de que la educación es cuestión del corazón y que los equipos en pos de una meta en común son exitosos.

“Este es el inicio de la década de consolidación que nos llevará al centenario, pero ésta celebración no es solo para nosotros sino para la comunidad pues nuestros logros benefician a un gran territorio humano y la proyección del establecimiento beneficiará el crecimiento de la Provincia. Tenemos un foco definido, trabajamos por consolidar las acciones que hemos emprendido con el resguardo siempre de que todos los individuos en esta comunidad Portaleana se desenvuelvan en un ambiente de trabajo armónico y agradable que se traduzca en un desarrollo permanente de nuestras buenas prácticas” comentó la Jefe Técnico del establecimiento Priscila Ibáñez Alarcón.
Con la tecnología de Blogger.